sábado, 30 de enero de 2016

"Objetivo Eurovisión", opciones de cada candidato y #europorra

¡Hola!

Como eurofan declarado que soy, no podía dejar pasar la oportunidad de escribir mi opinión acerca de la preselección "Objetivo Eurovisión" en la que escogeremos la canción que representará a España en el certamen europeo y que tendrá lugar el próximo 1 de febrero en La 1.


Antes de comenzar querría dejar claro que lo que a continuación podrá leerse no son más que mis opiniones totalmente personales y subjetivas. Y es que de eso se trata la música y el arte en definitiva, quien decide lo que algo es bueno o malo es el conjunto de individuos con sus gustos y preferencias. Aprovecho también para poner en valor el trabajo que TVE ha demostrado este año con este tipo de proceso, y reivindico desde aquí la continuación del camino iniciado este año en este sentido y que es la consecuencia de lo que otros años han desembocado en las candidaturas internas de Pastora Soler o Edurne o la preselección de 2014 que ganó Ruth Lorenzo. Sigo pensando que España puede tener (y se merece) perfectamente una preselección de una noche con entre 5 y 8 candidaturas, dejando de lado el excesivo despliegue que vemos en el "Melodifestivalen" sueco y que aquí no triunfaría.

Y expuestos ya mi alegatos, voy a ir desgranando cada candidatura, sus pros y contras de cara al público español y también de cara a Estocolmo:
- Barei - "Say yay!": una canción íntegramente en inglés (salvo los coros de la última parte) que suena a nueva, moderna y fusión de varios estilos muy de moda en EE.UU. y que alomejor en Europa no terminaría de encajar por esta razón, a pesar de que aquí se escuche música importada del gigante americano. Si añadimos que la cantante es desconocida para el público mayoritario, probablemente tengamos una actuación muy digna que será valorada bastante positivamente por el jurado internacional pero no tanto por el televoto. La auguro una tercera posición, lo cual no está nada mal.
- Electric Nana - "Now": enérgica y potente la propuesta en inglés (con tintes en español y francés al final de la canción) de la simpatiquísima y dicharachera Mónica que, sin embargo de tan trepidante se hace hasta corta. De hecho la propuesta no llega a los dos minutos y medio de duración, cosa que a María Isabel en Eurovisión Junior 2004 con poco más le bastó para conquistar a toda Europa con su gracia. A mí me parece la opción más arriesgada tanto de cara al público medio español como también hablando internacionalmente, y quizás eso, que sea tan diferente, sea lo que más me llama para hacerla mi favorita. Sin embargo, soy consciente que se quedará en cuarta posición mal que me pese.
- María Isabel - "La vida sólo es una": la opción más cañí de esta preselección y sin embargo bastante exportable fuera viene de la mano de la que fuera ganadora de Eurovisión Junior en 2004. Sin duda con esta canción llevaríamos no sólo algo nuestro sino también algo diferenciable entre tantas baladas o canciones pop, electrónicas o rock en inglés por las que apostarían otros países. La veo por tanto con muchas posibilidades de pelear por el triunfo no sólo por la canción en sí sino por ser "la niña que hemos visto crecer", y esa nostalgia y el cariño del público sumarán. Perfectamente podría quedar en segunda posición, pues creo que el jurado (tanto internacional como presencial) se decantará por opciones más internacionales.
- Maverick - "Un mundo más feliz": la canción más latina (y estrictamente es así, porque estando producida por Juan Magán todos nos esperábamos toques electrónicos) la trae un nuevo y joven ídolo surgido de un concurso de cazatalentos de la cadena enemiga y que ni con estas credenciales de popularidad media creo que evite quedarse en sexta posición. La canción no representa siquiera lo que se escucha en España por ser demasiado tradicional y se queda anticuada, así que menos mal que en Estocolmo estamos ya clasificados en la final, que si no ni eso.
- Salvador Beltrán - "Días de alegría": creo que este sonido tan mediterráneo y nuestro gusta mucho en España y suena en las radios más comerciales de nuestro país, pero no creo que tenga recorrido fuera de nuestra fronteras. Un problema (o mejor dicho, la situación estratégica y lingüística) de España ha sido siempre con muy buen criterio dirigirse a un público hispanoparlante, algo que siempre nos frena a la hora de competir con países europeos. No pasa nada, es así. A esta opción, que cuenta con un cantante no tan conocido y una canción relativamente agradable, le auguro una quinta posición porque al menos habrá muchas personas que se dejarán llevar por su arrolladora simpatía y carisma.
- Xuso Jones - "Victorious": si queríamos copiar el método de triunfo del año pasado, ya lo hemos encontrado con un chico y una canción estereotipadamente sueca que no siempre triunfa en el certamen europeo. Sin duda está muy bien producida, los tiempos están muy bien medidos, es comercial y potente... pero es más de lo mismo. Personalmente con las opciones que tenemos me inclino más por otras favoritas que puedan aportar algo nuevo y fresco al festival por una vez desde nuestra península. Contando que es un rostro conocido recientemente en televisión y que es una propuesta internacional, desde luego lo pongo en primera posición como aspirante a representarnos porque auguro que será muy bien valorado por los dos jurados y el televoto.

Se conoce también el reparto de peso en la decisión final, contando con la novedad este año de tener un jurado internacional de profesionales de la música y la televisión de distintos países, además de un jurado en plató formado por Edurne (nuestra última representante en Viena), Loreen (ganadora de Eurovisión en 2012) y Carlos Marín (el miembro español de Il divo). El televoto a través de llamadas y SMS tendrá un peso del 40%, mientras que cada jurado antes mencionado tendrá un 30% de decisión.
Omitiendo posibles favoritismos y eurodramas surgidos en las últimas semanas, pero sí conociendo esta distribución del voto, voy a atreverme a hacer mi #europorra sobre el resultado que estimo que veremos el próximo lunes 1 de febrero:
PUNTOS DE JURADO INTERNACIONAL (30%) + JURADO PRESENCIAL (30%) + TELEVOTO (40%
BAREI: 10*0.30 + 8*0.30 + 7*0.40 = 8.20
ELECTRIC NANA: 7*0.30 + 7*0.30 + 8*0.40 = 7.40
MARÍA ISABEL: 8*0.30 + 10*0.30 + 12*0.40 = 10.20 > 2ª CLASIFICADA
MAVERICK: 5*0.30 + 5*0.30 + 6*0.40 = 5.40
SALVADOR BELTRÁN: 6*0.30 + 6*0.30 + 5*0.40 = 5.60
XUSO JONES: 12*0.30 + 12*0.30 + 10*0.40 = 11.20 > GANADOR
He dado por hecho que las tres partes implicadas en la votación repartirán sus votos con el sistema eurovisivo, por eso los coeficientes de ponderación. He hecho otra simulación con puntos progresivos (del 1 al 6) y no cambia nada, y menos entre los dos primeros. Si se cumplen mis pronósticos (es decir, que tanto el jurado internacional como el presencial apoyen sobre todo la propuesta de Xuso Jones; y que también el público aunque sea una canción en inglés, lo vote a él por ser un rostro conocido recientemente), este año copiaremos la propuesta ganadora del año pasado y nos comeremos un colín.
En cualquier caso, veremos cómo se desarrolla el programa en directo porque al menos podremos disfrutar de dos horas de preselección con seis opciones muy diferentes entre sí.


P.D.: Pasada la gala de elección quizás vuelva a escribir mis impresiones sobre la misma, los resultados y las opciones reales de quien se alce con el triunfo de cara al festival europeo. ¿Cuál es vuestro favorito para representarnos? ¿Quién creéis que ganará? ¿Y qué posibilidades le dais a la canción que creéis que gane en Estocolmo?

¡Cuidaos!

sábado, 2 de enero de 2016

Mis propósitos para este 2016.

¡Hola!

Hay que ver lo rápido que pasa el tiempo, que hace doce meses tan sólo estaba terminando el proyecto final de carrera y ya estamos de nuevo con un nuevo año a estrenar pero, eso sí, con la carrera aún colgando. Quiero aprovechar esta entrada para seguir con la tradición de escribir los buenos propósitos para este 2016 y compartirlos, a ver si en este año que comienza llegan muchas de las cosas por las que he esperado tanto tiempo.


Si tuviera que resumir este año 2015 con una palabra sin duda elegiría "perdido". Como ya he encabezado esta entrada, siento que he perdido mucho el tiempo y que sigo estancado en muchos asuntos y que no termino de arrancar. Y es que, efectivamente, ni en enero ni en junio pude culminar y cerrar la etapa de universitario al quedarme una maldita asignatura y a cuyo examen en unos cuantos días voy con pánico e inseguridad, aun sabiendo que mi responsabilidad y voluntad es pasar página ya para poder empezar proyectos nuevos en cuanto a mi vida profesional se refiere. Siento que esa situación me lastra y no me deja avanzar, aun habiendo aprovechado esa ralentización del proceso con otros asuntos apasionantes como la política o la aventura de vivir en otro país y con otra familia para mejorar mi nivel de francés. Lo cierto es que gracias a esto cada vez me doy más cuenta de que quiero seguir experimentando, viviendo cosas nuevas y conociendo otras culturas "in situ".
Comentando los proyectos que me marqué al inicio del año pasado, no me puedo quejar porque muchos los he podido cumplir: escribo más en el blog, hago más vídeos y de forma más regular, estuve de enero a verano yendo al gimnasio, cambié de peinado, aprobé el examen de certificado de francés (me falta el de inglés), me inicié en el aprendizaje del portugués durante cuatro meses, me involucré en un proyecto político y últimamente he vivido tres meses en otro país en el que tengo decidido quedarme también a lo largo de 2016. Sin embargo no he podido visitar tres países (aunque si contamos mi estancia en Francia, mi viaje a Bélgica y mi fin de semana en Almería estaría cumplido), tampoco he conseguido leer a menudo (aunque sí he leído más este año) ni vivir Eurovisión en vivo y en directo. Así pues, he cumplido 7,5 propósitos de los 12 que me marqué, lo cual hace un balance aceptable teniendo en cuenta que algunos no están del todo en mi mano.
A continuación quiero continuar la tradición de este blog en estas fechas y compartir mis buenos propósitos para este año. Lo haré siguiendo la canción "Doce deseos y un año más" de Rosa, otra tradición más, resumiéndolos en 12 proyectos o planes concretos que querría tener cumplidos cuando finalice el año:
01. Encontrar un trabajo dentro de la ingeniería. Es mi primer deseo y va a ir ligado al segundo que luego expondré, y es el que veo más importante y esencial, en parte, para conseguir el resto de los aquí propuestos. Ya me lo propuse en 2015 y no pudo ser gracias a la situación del mercado laboral en España, pero hay que seguir intentándolo pues es mi prioridad por encima de dónde tenga que desplazarme para conseguirlo.
02. Vivir en Francia. Ya lo estoy haciendo, pero sin cumplir el anterior propósito será difícil conseguir éste a partir del verano. Me está gustando mucho descubrir nuestro país vecino y ofrece condiciones de vida mucho mejores, así que voy a hacer todo lo que esté en mis manos para quedarme aquí una buena temporada.
03. Crear mi hogar. Hace tiempo que veo cómo algunos de mis amigos (más mayores pero también de mi edad también) empiezan a asentar las bases de sus vidas y a mí también me empieza a apetecer "asentar la cabeza" y crear mi propio hogar. Para ello, me remito a la necesidad de cumplir antes el propósito primero, gracias al cual podré tener cierta independencia económica y poder realmente construirme un lugar llamado mío poco a poco. Será por ganas e ideas...
04. Terminar la carrera. Como ya he dicho antes, me queda una última y maldita asignatura para terminar mis estudios superiores, así que ésta será otra de mis prioridades para cerrar definitivamente esa etapa y mi "dependencia" (o lastre) con España. Después tendré que hacer todos los papeleos necesarios, pero eso lleva tiempo y no tanto esfuerzo.
05. Mantener una rutina de ejercicio. También repito este propósito ya que he tenido que pausarlo debido al coste de la vida en Francia y mis escasos recursos, así que de nuevo dependerá del primer deseo antes citado. No obstante, sí que me planteo tener mi rutina de correr cada día en cuanto llegue un poco el buen tiempo, que eso de momento es gratis.
06. Certificar mi nivel de inglés, francés y portugués. Una vez aprobado el pasado junio el DELF B1 de francés, y con la vista puesta el 21 de enero para aprobar el DELF B2, mi idea es presentarme en marzo al siguiente nivel (el DALF C1) y aprobarlo, así como hacer lo propio de una vez con el Certificate in Advanced English (CAE) y quizás también prepararme para el DEPLE B1 de portugués.
07. Ayudar en algún proyecto solidario de forma continuada. Una vez conseguido el escenario de ser independiente económicamente me gustaría aprovechar mi tiempo libre en algún proyecto solidario. No tengo claro en qué sector me gustaría aportar mis horas muertas, pero lo tengo claro. Lo que tengo claro es que voy a mantener el contacto con mi grupo de "activistas políticos" de mi pueblo por convicción propia y porque realmente puedo aportar muchas cosas aun desde la distancia, pero también como forma de mantenerme unido a lo que allí pase.
08. Conocer mejor Francia. Querría aprovechar el periodo hasta verano en el que estaré como "residente temporal" para visitar varias regiones y ciudades en modo turista, así como probar su gastronomía, tradiciones y cultura en general, pues sé que una vez me asiente como "residente permanente" mi forma de ver al país cambiará y también mi disponibilidad para seguir descubriéndolo.
09. Visitar tres países. Creo que este deseo va a ser una constante en mi lista, no sólo porque no consiga cumplirlo ningún año sino porque me encanta viajar y siempre estoy deseando conocer nuevos lugares, gentes y culturas. Para este 2016 no visualizo ningún destino en concreto más allá de las escapadas que pueda hacer dentro de Francia, pero no me importa, si al final surge algo inesperadamente tampoco me quejaré.
10. Leer más. Ya me lo propuse el año pasado y lo cumplí a medias, así que para estos meses que llegan tendré que organizarme mejor porque me apasionan ciertos géneros y temas pero no logro hacerme con una rutina ni una organización de mi tiempo que me permitan seguir este pasatiempo con cierta fluidez.
11. Continuar grabando para YouTube y escribiendo en este blog. Aunque parezca una costumbre bien arraigada y asentada en mi vida, hay épocas en las que me cuesta más darle continuidad tanto al canal como al blog. Éste último ya he aprendido a considerarlo como una válvula de escape, pero con el canal sigo queriendo mantener cierta frecuencia, aunque es cierto que cada vez soy más flexible y menos exigente conmigo mismo en ese aspecto. Es por esto que creo haber encontrado el equilibrio entre pasatiempo y obligación.
12. Aprender lengua de signos y/o chino mandarín. En mi eterno descubrimiento y aprendizaje de nuevos idiomas, la lengua de signos es un capricho que tengo desde hace años y que siempre me ha llamado la atención; y con respecto al chino mandarín, lo veo muy útil e interesante no sólo para mi futuro profesional (quién sabe) sino también como interés personal. Quizás si me lo propongo como objetivo este año pueda dar pasos para iniciarme en estos maravillosos idiomas.
Aunque tengo la enorme fortuna de haber podido ya a día de hoy hacer amistades con franceses (cosa nada fácil cuando vives rodeado de españoles o extranjeros en las clases), sigo echando de menos construir un proyecto común de vida junto a esa personita especial. Es cuestión de tiempo, así que realmente no me preocupo tanto ni lo pongo como propósito del nuevo año porque entiendo que no es algo que se busque sino que llega tarde o temprano.
Dentro de un año espero hacerme una auto evaluación para ver si he cumplido mis objetivos, pues muchos de ellos sí o sí deben tomar forma este año y otros no son difíciles de lograr.


P.D.: Si en 2014 encaraba el 2015 con optimismo, desde luego las vivencias vividas estos últimos doce meses no han cumplido mis expectativas, así que no sé muy bien cómo enfrentarme al 2016 salvo con decisión y voluntad. ¿Y vosotros qué valoración hacéis de vuestro año? ¿Os habéis marcado algunos proyectos que cumplir en estos próximos doce meses? ¿Alguno se os ha quedado en el tintero?

¡Cuidaos!