lunes, 31 de agosto de 2015

Me voy a vivir a Francia.

¡Hola!

De nuevo vuelvo a este blog en el que tantos años de mi vida he volcado mis vivencias, pensamientos y parte de mi persona, después de un verano algo desaparecido por estos lares. Esta vez quiero lanzar una noticia que lleva guardada en mí desde hace unas cuantas semanas y que pocas personas conocen por haberla confirmado hace pocos días. De hecho mientras escribo estas lineas siento un hormigueo de nervios al darme cuenta de que cada vez se acerca más la fecha y se hace más realidad: me voy de "au pair" a Francia.

He intentado sin mucho éxito (y reconozco que también sin muchas ganas ni esperanzas) encontrar algún puesto de trabajo relacionado con mi formación de ingeniero para quedar en este maravilloso país que tan enamorado me tiene a pesar de lo mucho que me queje de él siempre. Sin embargo, también es verdad que desde hace años tenía en mente la ilusión de irme a vivir a otro país y vivir esa experiencia, y mi estancia Erasmus en Dinamarca no fue suficiente, al contrario, aumentó mis ganas. A esto hay que añadir que siempre tuve ese gusanillo de saber lo que es ser "au pair" en una familia extranjera, y desde luego la nacionalidad de ésta debía ser francesa para mejorar mi destreza con esta lengua.
Me da pena dejar atrás a mi familia, a mis amigos y a mi pueblo, además de por las razones obvias de dejar aquí a la gente que quiero, también por el cargo político con el que me comprometí antes de aventurarme a nada de esto hace unos meses. Siento que defraudo un poco a la gente que pudo confiar en mí o en mi labor en la oposición, pero también estoy tranquilo por quien me releva y porque lo hago por una causa mayor: labrarme mi futuro y vivir una experiencia única que, espero, me sirva para volver a ilusionarme en la construcción de mi proyecto de vida.
Es por esto que, si no ocurre un milagro en estos primeros días de septiembre, el próximo día 10 de septiembre estaré cogiendo un avión con dirección a Nantes, una ciudad preciosa del noroeste de Francia que me enamora cada vez más cuando busco imágenes e información sobre ella. Allí me espera una familia con un solo niño de 16 años, una edad un tanto complicada, pero confío en que los adolescentes franceses estén mejor educados que los de aquí, y por lo poco que he hablado o conozco de él, confío en que así sea.
Espero que la experiencia me sirva no sólo para conocerme mejor, sino también para mejorar mi fluidez con el francés, para conocer la cultura de primera mano y para intentar buscar trabajo en lo mío allí. Tengo puestas muchas ilusiones en esta nueva aventura en la que arriesgo bastante y me da un poco de miedo lógico, pero también tengo la seguridad de que no estaré solo y tendré el apoyo de una familia autóctona, y a una mala siempre puedo volver al redil con el rabo entre las piernas.


P.D.: Seguro que con esta nueva etapa tengo más material interesante que publicar por aquí y de hecho ya tengo algunas ideas que tengo que desarrollar conforme vaya experimentando mis vivencias allí. ¿Alguna vez os habíais planteado ser "au pair"? ¿En caso de haber respondido afirmativamente, cuál sería vuestro país de preferencia? ¿Y si ya contáis con esa experiencia, qué consejos me dais para mis primeros días allí?

¡Cuidaos!