miércoles, 25 de junio de 2014

El final (o casi) de una etapa.

¡Hola!

Vuelvo a este querido "blog" que durante tantos años me ha acompañado ahora que ya estoy oficialmente de vacaciones tras realizar ayer el último examen de este curso. Y lo hago para hacer un balance de este curso académico y de paso reflexionar en voz alta (o por escrito) sobre mis futuros planes a corto y medio plazo.

La verdad es que este curso académico ha sido duro, aunque no menos que los demás. Sí se ha notado mucho la presión de que terminaban ya las oportunidades de presentarse (y, por lo tanto, de aprobar) a las asignaturas de tercer curso que aún seguía arrastrando, gracias a la implantación del llamado "Plan Bolonia" y la consecuente extinción de mi plan de estudios. No obstante, la presión siempre me ha hecho trabajar más eficientemente que cuando no la hay, pero ya digo que no me gustaría repetir según que situaciones de riesgo tan cardíacas...
Si mi primer año de carrera (de esta segunda carrera, me refiero, en la que entré en tercer curso directamente) las cosas fueron horrorosamente mal e incluso me planteé dejarla y dedicarme a otra cosa, sin saber bien a qué; el pasado curso y también éste he conseguido remontar bastante ese gran tropezón inicial. Ahora mismo estoy bastante contento y orgulloso de lo que he podido conseguir a base de esfuerzo, dedicación y tiempo. Me ha costado, mucho, pero he conseguido llegar hasta aquí. Con sólo dos asignaturas y el Proyecto Fin de Carrera por delante, ya puede decirse que "se ve la luz al final del túnel".
Con respecto a mis más inmediatos planes, de cara al verano y también a lo que queda de año, pues básicamente lo voy a dedicar a cerrar del todo esta etapa universitaria de la que he hablado. Además, me gustaría poder formarme más y mejorar los idiomas. Considero que tengo una buena base pero, como todo, cuando algo no se usa, termina por mal-usarse cuando tienes que volver a echar mano de ello. Quiero por ello mejorar mi nivel de inglés, recuperar el francés que tenía (y ampliarlo, si es posible); e incluso me gustaría iniciarme en el portugués. Creo que con esos tres idiomas, y sin contar el chino mandarín o el hindú, se me pueden abrir muchas puertas profesionalmente hablando.
Últimamente también, aunque este interés viene de tiempo atrás, me está entrando la curiosidad de aprender también lengua de signos. Quizás laboralmente no me abra muchas puertas, pero desde luego diferenciaría mi "currículum" de cualquier otro, aunque lo haga en un aspecto no ventajoso para la empresa. Lo cierto es que siempre me han llamado la atención los idiomas y las formas de comunicación del ser humano, quizás por eso soy tan aficionado a todo lo relacionado con esos términos.
Aparte de esto, disfrutar del verano, colaborar en ciertas actividades en mi pueblo, viajar a Madrid en julio y a Barcelona en agosto (esto último, si se puede económicamente hablando) o profundizar en un proyecto semi-profesional, serán mis planes de ocio para estos dos meses que vienen.


P.D.: Entre tantas cosas, también debería darme tiempo a descansar un poco, que para eso sirve el verano afortunada y teóricamente. ¿Cómo os ha ido este curso académico? ¿Cuáles son vuestros planes para este verano? ¿Qué idiomas habláis o os gustaría hablar?

¡Cuidaos!