jueves, 24 de febrero de 2011

La imagen de los jueves CCI.

¡Hola!

Ya estoy en la segunda semana de clases, que bastante diferente y aburrida está siendo. Confío en contar algo ameno en "La imagen de los jueves" de hoy.


Y es que ayer miércoles debería de haber tenido 2 asignaturas que me ocupan 6 horas del día aproximadamente y entre que en una el profesor ya dijo el lunes que faltaría y que en la otra horas antes de empezar la clase ha avisado de que no puede acudir por enfermedad, pues sin ir a la universidad me he quedado. A cambio, hoy jueves que no tengo que ir porque no tengo clases he quedado con mi supervisora de mi Proyecto Final de Carrera, la cual, tras explicarle mi idea, me ha mandado a otro supervisor porque se supone que tiene más idea que ella. Al final resulta que voy a repetir de supervisor, lo cual me alegra porque dejaba libertad de decisión y aconsejaba bastante bien, aunque él realmente sea experto en otra cosa diferente a lo que pienso hacer. De todas formas aún me rondan en la cabeza varias ideas y supongo que concretarla me costará aún un tiempo, el tiempo que tarde en buscar...

un mínimo de información útil




P.D.: A ver si la fase previa de "recogida de información" me ayuda a vislumbrar mi camino. ¿Creéis que conseguiré hacer un trabajo digno? ¿De qué os gustaría hacer vuestro Proyecto Final de Carrera? ¿Elegiríais algo interesante y cercano a vosotros o preferiríais que os concretaran el tema?

¡Cuidaos!

lunes, 21 de febrero de 2011

Descubriendo Dinamarca VI.

¡Hola!

La felicidad y calidad de vida de los daneses, otra de las cosas que les caracteriza, será el tema de esta sexta entrega de "Descubriendo Dinamarca", la sección que he creado para posibles y futuros estudiantes Erasmus en este país con consejos, información útil y curiosidades acerca del mismo.


Como bien no dejan de confirmar año tras año numerosas encuestas, en los países del norte de Europa es donde mejor se vive y donde más felices son sus gentes. Dinamarca entra dentro de este saco y la verdad es que es algo que se nota cuando tratas mínimamente con un nativo. Se nota en el trato, en la eterna sonrisa, en su siempre disposición a ayudarte y sea de la edad que sean.
No es de extrañar tanta felicidad porque, en buena medida, ésta se mide por la calidad de vida, que depende de los servicios públicos y demás facilidades aportadas por el Gobierno. Es cierto que pagan una proporción muy alta de impuestos, pero su gestión es muy eficiente y repercute directamente en los ciudadanos, algo que saben, disfrutan y de lo que están muy orgullosos, por lo que no tienen ningún reparo en pagar tanto.
Es curiosa la tremenda diferencia que hay con respecto al pensamiento general en España, donde queremos pagar los mínimos impuestos posibles y sin embargo tener los mejores servicios públicos. Pensándolo objetivamente, sería lo más eficiente para el bolsillo del ciudadano, pero esta posición del español medio se debe más a la poca confianza en sus políticos que a una simple cuestión egoísta. Quizás de nuevo la responsabilidad para con los demás, la honestidad que a todo el mundo se le presupone por el mero hecho de ser danés y, por extensión, la extendida confianza en la sociedad y también en el sistema político y sus actores hagan toda esta complicada balanza mantener el equilibrio con armonía.
No quiero terminar esta entrada sin mencionar la comparación de historias que desde el blog "Vikingos y toreros" se ha hecho a modo de explicación del tema de esta entrada, el hecho de que los daneses sean de las naciones más felices.



P.D.: Espero que os haya gustado tanto el contenido de esta nueva entrega como el blog que he enlazado. ¿Qué os ha parecido? ¿Qué opináis acerca de la felicidad en los países nórdicos? ¿Creéis que los españoles somos una población infeliz?

¡Cuidaos!

jueves, 17 de febrero de 2011

La imagen de los jueves CC.

¡Hola!

Sin saber cómo ésta es "La imagen de los jueves" número 200, lo que significa que este blog que tuvo que mudarse hace casi 4 años a este soporte ya lleva existiendo 200 semanas. Hoy lo que manda es el inicio de las clases, así que sobre ello hablaré a continuación.


El pasado lunes, por fin, y tras varias semanas sin hacer mucho, empecé las clases de nuevo y con ellas el segundo semestre. Fue, para ser el primero, un día largo y duro, ya que madrugué para ir a la primera asignatura a las 8 y hasta las 5 de la tarde no llegué a casa. Pero eso daba igual porque quería hacer cosas, tener una mínima de rutina académica o de horarios y hablar y escuchar inglés. Esta vez en lugar de martes y jueves los días que tendré clases serán los lunes y miércoles, y dos horas al mediodía los viernes. Parece que las asignaturas que tendré me van a gustar, unas más que otras, porque son diferentes a las que he dado en España y eso me gusta. Aprender algo nuevo nunca está de más, aparte que a eso venimos, teóricamente. El caso es que he cogido estas nuevas asignaturas...

con ganas e ilusión





P.D.: Este es un claro ejemplo de cómo una sección que abrí "por abrir" la primera semana de vida del blog puede convertirse en todo un clásico y en la sección más longeva del mismo. ¿Qué opináis de esta seccion? ¿Os gusta? ¿Cómo ha sido vuestra vuelta a las clases tras los exámenes?

¡Cuidaos!

lunes, 14 de febrero de 2011

Cuando lo que piensas no se corresponde con lo que representas.

¡Hola!

Anoche se celebró la 25ª edición de los Premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, más conocidos como "los Goya", gala que tuvo bastante polémica tanto antes como durante el transcurso de la misma por las noticias referentes a la famosa "ley Sinde".


He de decir que mi conexión no me permitió ver dicho evento, algo que no suelo perderme pues, a pesar de no ser una persona muy cinéfila, sí me gusta conocer cuáles son las mejores muestras de nuestro cine, precisamente para luego comprobarlo por mi cuenta si alguna me llama la atención.
Lo que sí he visto, ya en diferido, ha sido el discurso que su presidente, Álex de la Iglesia, hizo. Me llegó a emocionar, y realmente me pareció sublime, muy actual, valiente y sincero. No esperaba menos de él, una persona íntegra que ya se había presentado como tal semanas antes de esta, la "gran fiesta del cine español". Se decantó por mostrar sus dos caras: su lado formal y pragmático de presidente del organismo, dando importancia al cine y la gente que trabaja para el público; y también su lado moral y sincero como director y persona consumidora de contenido en Internet, mostrando su fuerte convicción de que este medio sólo puede ayudar a mejorar y no a hundir.
Os dejo a continuación con dicho discurso, pues cada frase que suelta está absolutamente bien pensada y colocada:





Pero esta entrada quiero que sea más un agradecimiento y reconocimiento a esta persona que, por encima de todo, es creador de contenido y consumidor del mismo. Vaya desde aquí mi más humilde admiración por su sinceridad y valentía, y también por su capacidad de diálogo y predisposición al cambio siempre mostrados.



P.D.: No será la cara visible de la institución, pero seguirá siendo visible entre otra gente que piensa como él en algunos aspectos. ¿Qué opináis de su discurso? ¿Y de la llamada "ley Sinde"? ¿Creéis que debió mojarse también en este acto meramente protocolario?

¡Cuidaos!

domingo, 13 de febrero de 2011

¿Hay vida después de un Erasmus?

¡Hola!

Hoy, el día previo a esta semana de inicio de las clases y la vuelta a la rutina, me ha dado por pensar qué hay después del Erasmus. Llevo tiempo pensando en mis opciones de futuro tras esta estancia en el extranjero, pero estas últimas semanas desde que acabé los exámenes hasta hoy mismo estas reflexiones han venido a mi cabeza de una manera más contundente.


He encontrado un artículo en "El País" en el que se pregunta si hay vida después del Erasmus y yo, definitivamente, creo que sí. Debo pensar así, al menos, que en menos de 5 meses estaré de nuevo en España con una vida más "normal", con la vida que llevaba antes de embarcarme en esta aventura de la que, sin duda no me arrepiento.
Y es que en dicho artículo, y en otros sitios (sobre todo blogs de ex-Erasmus) se habla de lo mal que se pasa las primeras semanas, de lo desubicado que te sientes, de lo que extrañas la forma de vida y las situaciones que en tu estancia vivías a diario. Me gustaría pensar, y creo que así será, que detrás de todo eso hay un sentimiento y un recuerdo sólido que me ayudará a seguir adelante con una visión más amplia, con mayor creencia en mi mismo, con más optimismo a la hora de empezar nuevos proyectos...
Son muchas las opciones que me he planteado desde antes de Navidad ya sobre qué hacer después de esto. La opción que empezó la lista me la comentó un amigo, que pretendía sacarse el título europeo de esta misma carrera que ambos estamos a punto de terminar el curso que viene en Edimburgo. Poco antes de volver a España para Navidad me comentaron desde la propia universidad el quedarme 6 meses más de prácticas para, así, conseguir el título danés de mi carrera también, válido para este país. Esta opción fue la que se colocó en último lugar, y más después de recordar mis intenciones a empezar mi formación universitaria: "continuar con la superior".
No sé si tener tantas opciones es bueno o malo, porque no sé hasta qué punto compensa tener tanta libertad de elección o de juego por si alguna falla, en comparación con el quebradero de cabeza que llevo encima. Seguiré buscando y concretando más y mejor la opción se quedarme en España para seguir mis estudios durante al menos un par de años más, pero eso significa abrirse un nuevo frente de contestación: ¿Dónde? Uno de mis sueños de Bachiller siempre fue estudiar y vivir en Barcelona, y creo que si lo lograse cumplir me llevaría una enorme alegría, por lo que la ciudad condal tiene todas las papeletas de convertirse en mi primerísima opción. Sobre Santander también me han hablado muy bien, sobre todo en cuestión de calidad y prestigio de la titulación de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos. Y últimamente también está rondándome la cabeza Granada por su ambiente universitario, por lo económica de esta opción (tanto por la matrícula a pagar como por la vida diaria allí)  y, sobre todo, porque esté lejos de casa.
Quizás lo que busque, más que complementar mi formación (que también), es tratar de mantener mi independencia, ahora que la he probado y que he salido airoso de ella. Tengo claro que no me gustaría vivir con mis padres ya que, y que me entiendan cuando digo esto, es algo normal dentro del proceso de crecimiento y maduración de todo hijo el despegarse definitivamente del nido paterno. Gracias a mi experiencia Erasmus he aprendido muchas cosas que seguramente de otra forma no hubiera podido o hubiera tardado más en aprender. Me gustaría comprobar que puedo continuar con esto.
En parte esta entrada la hago para releerla dentro de 6 meses, cuando lleve un tiempo ya en mi casa, la de mi familia, la de toda la vida; cuando haya vuelto a vivir momentos con mis amigos del pueblo, los de toda la vida; cuando ya me haya adaptado de nuevo a cómo funcionan las cosas allí, en España. Me gustaría que al releerla me saliera un sentimiento espontáneo de escribir sobre lo que siento en esos momentos, y confío en que lo que escriba sea bueno, porque significará que no me equivoqué al responder a la pregunta que da título a esta entrada con un bien seguro "sí".



P.D.: Un texto quizás demasiado largo pero que quería y debía hacer, por mí. ¿Qué os ha parecido? ¿Creéis que efectivamente existe la "despresión post-Erasmus"? ¿Qué haríais vosotros en mi caso?

¡Cuidaos!

jueves, 10 de febrero de 2011

La imagen de los jueves CXCIX.

¡Hola!

Esta semana se ha animado algo más y aun ha sido algo más entretenida, así que con "La imagen de los jueves" voy a resumiros un poco cómo ha ido.


Y es que el último fin de semana mi compañera de proyecto me pasó el testigo de un trabajo voluntario que había que hacer esta semana, en la que se da la bienvenida a los nuevos estudiantes extranjeros; y yo, en mi máximo aburrimiento, acepté. Al menos así me entretengo en algo, aunque no es mucho lo que tengo que hacer. Aparte de eso, estos días también he podido concretar y reservar todas las cosas de las visitas que tendré en marzo, ya que entre que yo me aburría y no tenía nada que hacer y que ellos están de exámenes pues me he encargado yo de casi todo. Espero haber elegido bien y confío en haber planeado su estancia de una forma que les parezca amena pero no muy cargante o agotadora. Y poco más que decir, que ya tengo ganas de empezar las clases porque...

me aburro mucho




P.D.: Al final esa excursión que iba a hacer con mis ex-compañeros de proyecto se ha retrasado a la siguiente semana, lo cual no ha hecho sino aumentar mi aburrimiento. ¿Qué hacéis vosotros cuando os aburrís? ¿Alguna propuesta, aunque ya sea tarde? ¿Tenéis ganas de empezar las clases de nuevo?

¡Cuidaos!

domingo, 6 de febrero de 2011

¿Justicia o amistad?

¡Hola!

Esta entrada cuyo título es una pregunta me va a servir para hacer unas cuantas reflexiones en voz alta y públicamente acerca de la justicia y la amistad. Ambos son valores muy apreciados y que, en ocasiones, entran en conflicto, y es en esa disyuntiva donde se encuentra un compañero de Erasmus el cual me ha trasladado este dilema que ya llevo tiempo yo también tratando de solucionar.


Pensar en la exposición de esta entrada me hace recordar un poco aquella titulada "La ley de Jante", en la que decía que los daneses y su forma de ser hace que confíen todos en todos, anteponiendo en ocasiones un tanto complejas la justicia o bienestar o social frente a la relación directa que pueda haber entre una y otra persona, por ejemplo. En España, afortunada o desgraciadamente, la confianza de una persona te la tienes que ganar con tiempo, esfuerzo y dedicación, en mayor o menor medida, en función de esa persona.
El problema viene cuando, con esa confianza que ya existe, por ejemplo, con un amigo o un familiar, tienes que elegir entre actuar justa y éticamente (aunque tu decisión perjudique a esa persona) o bien sobreponer esa relación que tienes con dicha persona a pesar de ir en contra de tus principios morales. Esta eterna lucha entre justicia o ética y amistad o confianza ha estado en mi cabeza bastante tiempo, pero aún no he conseguido deducir quién es el vencedor.
Yo soy una de las personas que más piensa en la justicia y la responsabilidad personal de cara al resto de individuos que conforman un determinado colectivo (ya sea un grupo de amigos, la comunidad de vecinos, una localidad o un país entero) y trato de actuar de la manera más correcta e idónea que yo creo que es, a mi manera. Y por supuesto espero que los demás se comporten de esa misma manera, aunque cada uno son sus circunstancias, puesto que creo que es lo mejor para todos.
Poniéndome en la situación de este compañero, y conociéndome, seguramente yo no haría nada por cambiar esa situación de injusticia. Y no lo haría, no por vagancia, tampoco por miedo a perder su amistad ni tampoco por convencimiento directo, no. No lo haría porque no habría terminado de determinar qué es mejor, pues no es nada fácil y, sobre todo, es una cuestión muy personal.
Muchas veces me he ganado "enemigos" o "malos comentarios" por alguna acción que viese justa para mi entorno o un colectivo, y en esos momentos suplicaba porque entendiesen mi manera de ver la situación. No mucha gente se plantea las cosas así, de una manera más justa, más honesta. Simplemente busca su beneficio personal y, si otra persona lo obtiene y ella no, entonces (y sólo entonces) mueve cielo y tierra para cambiar eso. Esto significa que se mueve por propio interés, no por "hacer justicia" en un determinado contexto.
Evidentemente, si este debate se está dando es porque no hay honestidad o buen hacer en algún determinado asunto y las personas, conocedoras de esa situación, no hacemos (me incluyo) nada por cambiarlo. Creo que es cosa de todos, puesto que todos estamos involucrados, el tratar de hacer este mundo un lugar mejor, con pequeñas acciones y entre todos, pues es la manera más fácil y sencilla de conseguirlo poco a poco.



P.D.: La verdad es que es un reto muy complicado del que debe salir vencedor uno de los dos, si finalmente se aborda con responsabilidad y respeto este asunto. ¿Y tú qué opinas? ¿Antepones antes la justicia o la amistad? ¿Por qué?

¡Cuidaos!

jueves, 3 de febrero de 2011

La imagen de los jueves CXCVIII.

¡Hola!

Esta semana ha sido bastante aburrida y sosa en la tranquila ciudad donde vivo, por lo que a "La imagen de los jueves" no le he podido sacar más jugo.


Y es que desde que el pasado jueves por la noche llegué de nuevo a Dinamarca las cosas están muy tranquilas. Los que no se fueron conmigo a Berlín los cuatro primeros días de la pasada semana se fueron el sábado y, siendo que ellos eran más, han dejado un vacío de actividad y ruido que asusta. Supongo que cuando regresen en un par de días lo echaré de más en algunas situaciones, pero es que estas semanas previas al inicio de clases se hacen bastante largas, y más si no somos muchos los que estamos. No termino de entender el hecho de dejar estas dos primeras semanas de febrero enteras sin clases ni actividad de ningún tipo en la universidad, aunque tienen una función lógica (la de dar la bienvenida a los nuevos y cerrar todo el tema del papeleo), pero para los que estamos aquí desde septiembre...

la espera se nos hace larga




P.D.: En España me quejaba de que al día siguiente de mi último examen tuviera ya clases y aquí me quejo de que hay demasiado tiempo; el ser humano es caprichoso. ¿Os ha pasado alguna vez esto? ¿Creéis que es mejor lo uno o lo otro? ¿Qué puedo hacer para no aburrirme tanto estos días?

¡Cuidaos!